La Comarca de Campo de Belchite, en el centro de Aragón es rica en contrastes, paisajes esteparios y forestales, surcados por profundas hoces, crean un mosaico de hábitats único que da cobijo a una sorprendente biodiversidad animal y vegetal.

En sus diversos ambientes, encontramos especies singulares y sorprendentes, aves esteparias, grandes rapaces, especies protegidas cuya observación no solo nos proporciona un gran privilegio, sino también un gran placer.

Organizamos estancias para observación de aves de uno a tres días, adaptándonos a las necesidades de cada grupo.

Casa Tere

Ubicada en el municipio de Codo, esta vivienda de turismo rural de categoría superior, y con capacidad para siete personas, da la bienvenida al visitante con un estilo muy cuidado y todas las comodidades posibles que harán de su estancia un tiempo de descanso en el medio rural confortable y reponedor.

Casa Tere es una casa muy espaciosa que cuenta con rincones acogedores y agradables y espacios comunes que propiciarán el disfrute de la familia y de los amigos. Está distribuida en dos alturas. En la planta calle se encuentra el salón comedor con chimenea, la equipada cocina y un baño.

En la segunda planta, destinada a los dormitorios, hay cuatro habitaciones dobles, tres de ellas con cama de matrimonio y la última con dos camas individuales. Cada una de ellas decorada con mucho mimo y manteniendo el estilo cuidado que reina en toda la casa. Un baño y una terraza solárium con mobiliario de jardín, completan esta planta.

Junto a todo lo anterior, la casa cuenta con espacios exteriores muy agradables como un patio semi cubierto en el que se exponen aperos de labranza, perfectamente catalogados, para que los visitantes puedan conocer, un poco más en profundidad, algo de la reciente historia etnográfica del mundo rural y su vinculación con la agricultura y la ganadería. Además, un jardín enclavado en la propia huerta, que la casa pone a disposición del visitante, ofrece especiales momentos que compartir con los amigos y la familia, tanto por el cenador y la barbacoa como por el curioso rincón que preside la antigua rueda del molino harinero de Codo, utilizada como mesa, y rodeada de troncos de pino a modo de asientos. Todo bajo una frondosa parra que hace de este espacio uno de los más especiales de la vivienda.



<< Volver atrás